Bienvenido Visitante Conectarse o Crear Cuenta.

Colección Thomas Stanford: La música de la Tierra Caliente de Michoacán (Descarga digital)

Información

Marca: URTEXT
Tipo de Producto: Álbum digital
Precio: US$8.00
Cantidad:  
Escucha y compra las pistas de este álbum
Lindo Michoacán (canción)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



La tortolita (gusto) y son (sin otro nombre)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



La malagueña (son)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



Estoy al vender una ingrata (valona) y La madrugada (son para acabar)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



El rique rique (canción ranchera)
Abraham Villafán
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



El huérfano (son abajeño)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



El tirlanguero (canción ranchera)
Abraham Villafán
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



La mañanita alegre (son)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



Las naguas blancas (son)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



El corrido de Vicente Mendoza ("revolucionario" de 1929)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



El triste (son)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



El calero (son)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



El jarabe ranchero
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



El perro (son)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



El tirador (valona) y El relámpago (son)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



La chaparrita (son)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



Así son ellas (canción ranchera)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



La gallina (son)
D.P.
Thomas Stanford

Precio: US$0.90
Comprar

Music Player



 

El etnomusicólogo Thomas Stanford llegó a México en 1958 y desde entonces ha realizado una de las tareas más importantes de la historia en materia de rescate y promoción de acervos musicales.

Durante muchos años ha recorrido, infatigable, las veredas y los caminos de nuestro país para recoger, con la minuciosidad que sólo la pasión concede, la riqueza musical de más de 400 pueblos y comunidades.  

Thomas Stanford ha sido el incansable peregrino de nuestra música, con su oído privilegiado, su vocación por la aventura y su actitud profesional en torno a las manifestaciones más arraigadas de México.

Su acervo de grabaciones de campo fue declarado por la UNESCO como Patrimonio Intangible de la Humanidad.

 

Música de la tierra caliente de la costa michoacana

“Mi primera incursión en la Tierra Caliente michoacana fue en octubre de 1957, cuando Raúl Hellmer (folklorista a cargo del Laboratorio de Sonido del Instituto Nacional de Bellas Artes) me pidió que le supliera en un compromiso de grabar en un concurso de conjuntos de arpa grande en el festival en conmemoración de la Constitución de Apatzingán. Volví a este festival dos veces en años sucesivos—1958 y 1961—, asistiendo en la última ocasión en su compañía. En 1980, entonces como investigador en la Dirección General de Culturas Populares, me tocó la suerte de poder escapar de Uruapan para buscar a músicos por una última ocasión. La mayoría de las grabaciones de este disco provienen de esta incursión.

El presente disco da parte de los repertorios y estilos que he encontrado y abarca el estilo que se encuentra en las inmediaciones del estado de Guerrero, de Huetamo, en la Tierra Caliente de la cuenca del río Balsas, y en las inmediaciones del sur de Jalisco en la cuenca del río Tepalcatepec con una grabación tomada en Apatzingán en 1957.

Los concursos de conjuntos de arpa grande —como se denominan comúnmente a los conjuntos de la costa michoacana— fueron iniciados por Francisco Villanueva, lugareño, hijo de un maderero apatzingueño pocos años antes de mi primera llegada en 1957. Me decían que el arpa de este conjunto se denomina grande porque los purepechas de los altos del estado habían empleado un instrumento más chico, apropiado para tocar sobre una mesa. A los sones que interpreta dicho conjunto se les dicen sones planecos (por ser propios del plan de la costa michoacano), y sones abajeños (por cuestiones de elevación sobre el nivel del mar)…”

Escribir Comentario


Su Nombre:


Su Comentario: Nota: HTML no sera traducido!

Clasificación: Malo           Bueno

Introduzca el Código de la Caja de Abajo:



  • 000
Ver Móvil / Estándar
Urtext Digital Classics © 2013